Artículos de opinión

Justicia social y Justicia moral

En la actualidad, todos los Estados promulgan sobre el papel la justicia como un valor fundamental de la sociedad. Pero, ¿de qué justicia social se habla? ¿justicia social para quiénes? ¿Cuál es el rasero que mide la justicia social en cada sociedad?

En los países desarrollados la Justicia Social tiene que ver más con el reparto de beneficios sociales, con la igualdad e la participación. En los países menos desarrollados, la Justicia Social tiene que ver más con la promoción y el ejercicio de los derechos humanos, el derecho al trabajo, el derecho a la salud, el derecho a la educación, el derecho a la vida.

No obstante, en ambos casos existen varios raseros que sirven para medir y establecer hasta dónde la Justicia Social es un valor universal y consensuado. El mundo actual está conformado por personas pobres y extremadamente pobres, y personas ricas y extremadamente ricas. Por tanto, estamos hablando de dos dimensiones de la Justicia Social: la que engloba el poder y el estatus de privilegio; y la que engloba la lucha por los derechos y la supervivencia.

 

Todos los años, el  20 de febrero, se conmemora el día internacional de la “Justicia Social”. Al igual que otras fechas alusivas a los derechos, el mero hecho de recordarnos que existen valores universales de carácter moral, social y económico, no significa que la sociedad mundial esté plenamente involucrada en el compromiso de alcanzar la justicia como vía para alcanzar el desarrollo.

En la actualidad, todos los Estados promulgan sobre el papel la justicia como un valor fundamental de la sociedad. Pero, ¿de qué justicia social se habla? ¿justicia social para quiénes? ¿Cuál es el rasero que mide la justicia social en cada sociedad?

En los países desarrollados la Justicia Social tiene que ver más con el reparto de beneficios sociales, con la igualdad e la participación. En los países menos desarrollados, la Justicia Social tiene que ver más con la promoción y el ejercicio de los derechos humanos, el derecho al trabajo, el derecho a la salud, el derecho a la educación, el derecho a la vida.

No obstante, en ambos casos existen varios raseros que sirven para medir y establecer hasta dónde la Justicia Social es un valor universal y consensuado. El mundo actual está conformado por personas pobres y extremadamente pobres, y personas ricas y extremadamente ricas. Por tanto, estamos hablando de dos dimensiones de la Justicia Social: la que engloba el poder y el estatus de privilegio; y la que engloba la lucha por los derechos y la supervivencia.

¿Cuántos ricos y cuántos pobres hay en el mundo? 

El umbral internacional para medir la pobreza extrema es de USD 1,90 al día. Por otro lado, los parámetros de USD 3,20 y USD 5,50 diarios se utilizan para para reflejar las líneas nacionales de pobreza de los países de ingreso mediano bajo y mediano alto. Estos son los distintos raseros para medir la justicia social.

Pero, atendiendo a estos parámetros de medición de la pobreza, según el Informe anual 2020 del Banco Mundial, la pobreza extrema alcanzaba en 2020 al 42,3% de la población total africana; en Asia Oriental y el Pacífico al 1,3%; en oriente Medio y norte de África al 7,2%; en Asia Meridional al 16,1%; en América Latina y el Caribe, al 4,4%; en tanto en Europa y Asia Central solamente al 1,2%.

Si bien menos de la décima parte de la población mundial se ubica por debajo de la línea de USD 1,90 al día, cerca de la cuarta parte vive con menos de USD 3,20, y más del 40 % de los habitantes del mundo (casi 3.300 millones de personas) se sitúa por debajo de la línea de USD 5,50. 

La misma fuente señala que la mitad de los pobres del mundo (incluye pobres que viven con menos de 5,00 $ al día y pobreza extrema) son niños y mujeres. Además, añade que la pandemia del COVID-19 empujará a otros 100 millones de personas a la pobreza, debido a la “crisis económica” que está resultando como efecto económico.

Entonces, ¿es la Justicia Social un valor universal? Desde mi punto de vista, no. Es un valor relativo y, según los diversos criterios, se entiende y se aplica.

Unos de los ejemplos más ilustrativos es que, ¿por qué la mitad de los pobres en todas las escalas de medición son mujeres y niños y niñas? Desde mi punto de vista no se trata solamente de pobreza económica, se trata de desigualdad en el ejercicio y en el respeto de los derechos humanos desde un enfoque de igualdad y de equidad.

Hablar del día internacional de la Justicia Social mientras sigue habiendo migraciones masivas producto de las dictaduras y de la violencia política y militar, y del aumento progresivo e insostenible de la pobreza, no es más que una manera de decir: “sí, hay pobres, pero estamos haciendo todo lo posible para que no los haya”.

Mientras haya distintos raseros para medir la Justicia Social (en términos de acceso y ejercicio de los derechos) la pobreza seguirá aumentando independientemente de las justificaciones que demos, como la pandemia del COVID-19 o el cambio climático.

Hablemos de Justicia Social en términos de creación y aplicación de leyes justas, que funcionen y que tomen en cuenta a todas las personas de forma general (no leyes para los ricos y leyes para los pobres), y practiquemos la equidad social desde la igualdad, desde la justicia moral.

Luis Padilla González es Mediador y experto en migraciones, refugio y asilo, y fundador de la ASOCIACION MANABI.

Mujeres que se apoyan entre mujeres en el mundo de los hombres que no escuchaban a las mujeres.

EEn este artículo quiero hablar de lo más importante que he aprendido en una década de estudios feministas y de transformación personal y profesional. La importancia y lo imprescindible de las redes de mujeres y el apoyo mutuo entre nosotras. La sororidad entre las mujeres en el entorno laboral como principal arma.

Con esto no quiero negar que a veces nos encontramos con mujeres que no nos caen bien o en las que no nos apoyaríamos para nada, es una situación que sucede, que en un mundo machista una de las maneras que siempre han tenido personas del colectivo oprimido, ha sido aliarse con personas del colectivo opresor para conseguir ventajas. Sería demasiado estúpido pensar que las mujeres feministas creemos que todas las mujeres siempre nos caen bien, todas somos buenas y por ser mujeres nos tenemos que llevar fenomenal, pero soy muy consciente de la importancia de compartir el entorno y las inquietudes con otras mujeres.

 

Ahora creo que no es casualidad que en la carrera universitaria las mujeres soliéramos hacer grupo entre nosotras. Con Pepa (nombre ficticio) compartí muchas prácticas de muchas asignaturas. Era una crack. Hoy día soy profesora de electrónica pero en primero de carrera fue ella la que me hizo entender la corriente eléctrica haciendo una analogía entre electrones y gotas de agua para explicármelo. Diez años después de acabar juntas la carrera, hablaba con ella de que me estaba dando cuenta de cosas machistas en los entornos de investigación. Ella sorprendida me dijo:“Estefanía, ¿no te acuerdas de lo que nos pasó en las prácticas de cuarto? Había un circuito que no salía y nosotras nos dimos cuenta. Le dijimos al profesor que estaba mal planteado y nos dijo que nos confundíamos. Al rato, se lo dijimos a dos compañeros de clase y ellos se lo dijeron al profesor también. Entonces el profesor se puso a mirarlo y vio donde estaba el fallo. No fue hasta que se lo dijeron ellos, dos chicos.”

En aquel momento yo no recordaba eso y pensaba que no había vivido nada así en mis carnes, pero Pepa, de nuevo fue mi maestra, y me permitió revisar mi historia como estudiante en la universidad. Recordé al menos otra situación en la que yo hacía casi todo el trabajo del equipo, pero el profesor siempre miraba y preguntaba solo a mi compañero varón, que apenas hacía nada.

Qué decir de Jenni, a quien os presenté en este artículo. Ni ella ni yo teníamos apoyos mujeres en nuestro propio círculo de trabajo, pero ambas coincidíamos en historias y en situaciones como científicas. Nos reencontramos por casualidad en la calle dos veces en la misma semana después de una década en la que apenas nos habíamos visto. El segundo encuentro nos hizo hablar un poquito más y descubrir que ambas habíamos terminado la tesis doctoral en los meses anteriores. Decidimos tomar un café. Al ir contándonos la historia de las vivencias universitarias vimos que había algo que iba más allá: lo que contábamos era demasiado parecido para que fuera una coincidencia. Empezamos a leer cada una por nuestra cuenta sobre machismo en ciencia, y flipamos con lo que veíamos, era nuestra historia reescrita por cada una de las otras científicas que hacían divulgación feminista. 

Comenzamos haciendo un programa de radio, y acabamos organizando talleres, charlas, visitas a escuelas e incluso una charla TED. Pero, sobre todo, fuimos creando un grupo de amigas científicas y nos apoyamos contándonos las cosas que nos han ido pasando en nuestros trabajos y viendo si hay una relación con el género. Incluso ellas se han dado cuenta antes que yo de algunas situaciones sexistas que he vivido y ha sido gracias a ellas que he revisado y hablado de mis vivencias. 

Algunos de nuestros encuentros de amigas científicas han sido especialmente reveladores. En concreto yo recuerdo este día en algún momento de 2019.

 

Creo firmemente que las redes entre mujeres en nuestro propio entorno laboral es la mejor herramienta contra el machismo y desde luego ha sido la mejor herramienta que yo me he encontrado para aliviar los malestares machistas que he podido vivir en mi entorno laboral. Replico aquí las palabras que creé hace unos años para una conferencia sobre mujer y poder que también publiqué en esta revista: “A las mujeres os invito a ser cada vez más a ser lo que queramos ser y a desobedecer lo que nos apriete de unos mandatos de género que nos limitan. Porque ahí está la base de nuestro éxito. Nosotras somos buenas en trabajos técnicos, gestionando equipos y liderando empresas. La clave está en que tal y como valoramos el conocimiento y el trabajo hoy día, nosotras luchamos más que nuestros compañeros varones para llegar al mismo puesto. En el trabajo y en casa. Lo cual también significa que nosotras somos mejores que los varones que llegan al mismo puesto que nosotras. 

No necesitamos ser inteligentes, trabajadoras, excelentes, exitosas, familiares, cuidadoras, buenas amantes, guapas, siempre de buen humor y un largo etcétera. Muchas de nosotras queremos dejar de tener que ser todo eso junto como única opción de poder estar en la cumbre. Nos agooooota. 

Ya conocemos el techo de cristal, el suelo pegajoso, el síndrome de la impostora y el efecto Matilda. Ya sabemos que podemos hacer ciencia, tecnología y emprendimiento sin necesidad de adoptar modelos masculinos (o pareciéndonos si queremos también). Y tejamos redes entre nosotras. Encontremos lo que nos hace sentir bien en los grupos de mujeres, también en los de sólo mujeres. Tejer así redes de confianza, honestidad y respeto es la gran revolución, redes interdisciplinares que cuestionan modelos excesivamente autoritarios y poder importar esas maneras a nuestros entornos masculinizados para que los hombres también aprendáis a trabajar desde ahí. Para juntas, juntes, juntos invitarnos a pensar, a cuestionarnos, a reconstruirnos y, al final, a aportar lo mejor que cada quien tenemos.”

Seamos todas valientes IMPOSTORAS. 

Estefanía Prior Cano

(Artículo tomado de la revista Escuela de Ateneas: Mujer y Ciencia).

Necesitamos su consentimiento para cargar las traducciones

Utilizamos un servicio de terceros para traducir el contenido del sitio web que puede recopilar datos sobre su actividad. Por favor, revise los detalles y acepte el servicio para ver las traducciones.